Historia del Cannabis: del Cañamo a la Marihuana

cannabis planta medicinal

La Marihuana, cuyo nombre científico es cannabis sativa, es tan vieja como la historia misma de la civilización humana. Ya hace 7,000 años antes de Cristo, era utilizada para confeccionar ropa y sogas. A lo largo de la historia, la práctica totalidad de civilizaciones han considerado el uso de la cannabis sativa con fines medicinales: desde China hasta la India, pasando por Egipto, Asiria, Persia, Tíbet, Grecia, Israel, y un largo etcétera, muestran evidencias documentadas de la cannabis sativa aplicada al uso terapéutico.

El papiro Ebers, considerado el tratado médico más importante del antiguo Egipto, conservado hoy en día en la universidad de Leipzig, relata la aplicación delcannabis por vía oral, anal y vaginal.

Su cultivo es como uno más y resulta que el cáñamo tiene infinidad de usos tanto industriales como medicinales.

Es llamativo que sea un sustitutivo de la madera para elaborar papel con el consecuente beneficio ecológico que supondría. Igualmente, es sustitutivo del algodón para elaborar tejidos que resultan más resistentes -los famosos pantalones vaqueros de Levi Strauss originalmente eran de cáñamo- resulta que la planta no tiene ninguna plaga conocida como las tiene el algodón y no necesita condiciones climáticas tan estrictas para crecer.

Cannabis sativa (cáñamo o marihuana) es una especie herbácea de la familia Cannabaceae, con propiedades psicoactivas. Es una planta anual originaria de las cordilleras del Himalaya, Asia. Los seres humanos han cultivado esta planta a lo largo de la historia como fuente de fibra textil, aceite de semillas y como alimentos, —en el caso de las variedades sin contenido de THC (cáñamo) —.

Cannabis antes de Cristo

Se ha utilizado durante milenios la planta como una medicina natural (con registros escritos que datan de 2737 a.C.), como droga, y como una herramienta espiritual. Su fibra tiene usos variados, incluyendo la manufactura de vestidos, cuerdas, ropa, y papel. El aceite de sus semillas puede ser usado como combustible.

Ya en los años 6,000 antes de Cristo, en China, el ‘hemp’, como se la conocía, era usada como comida y más tarde, como planta medicinal para aliviar los dolores. Se cultivaba en vastas extensiones de tierra.

Existen evidencias de inhalación de humo del cannabis que datan del tercer milenio antes de Cristo, tal y como indicarían las semillas de cannabis carbonizadas encontradas en el interior de un brasero ritual en un antiguo cementerio de la actual Rumania.

También se sabe que el cannabis fue utilizado por los antiguos hindúes y sijs Nihang de la India y Nepal durante miles de años. La hierba era llamada ganjika en sánscrito (ganja en idiomas modernos de la India). El soma de drogas antiguas mencionado en los Vedas se asocia a veces con el cannabis.
El pueblo asirio también tenía conocimiento del cannabis y sus propiedades psicoactivas. Bajo el nombre de “qunubu” (nombre que probablemente dio origen al posterior cannabis) lo utilizaban dentro de sus ceremonias religiosas. El cannabis fue introducido al pueblo ario por los escitios y tracios/dacios, cuyos shamanes (llamados kapnobatai “los que caminan sobre el humo/las nubes”) quemaban flores de la planta para inducir estados de trance. En el noroeste de la Región Autónoma de Uigur en Xinjiang, China, se encontró en 2003 una canasta de cuero llena de fragmentos de hoja y semillas de cannabis al lado de un shaman momificado, de unos 2.500 a 2.800 años de antigüedad.

En Grecia, Plinio el Viejo mantenía que las raíces del cáñamo hervidas en agua aliviaban los calambres y la gota, y que aplicado en crudo, calmaba las quemaduras. Su contemporáneo Dioscórides, autor de “Cáñamo cultivado”, tratado de farmacología que durante más de 1.500 años fue el principal referente en Europa, afirma que la cannabis sativa es un buen remedio para el dolor de oído.

En el año 800 antes de Cristo, la cannabis se convierte en una planta sagrada para los hindúes. La planta es introducida en Europa alrededor del 500 antes de Cristo.

Ya en los años 500 después de Cristo, el cannabis es mencionado en el libro sagrado de los judíos, el Talmud. Años tarde, se convierte en una droga recreativa en el mundo árabe, donde el alcohol estaba prohibido.

El Canon Medicinae, escrito por Ibn Sina en 1.012, es considerado hasta el siglo XVII la obra de referencia más completa de la medicina. En esta colección de libros árabes, se hace alusión al empleo de la cannabis sativa para enfermedades como la epilepsia o la migraña.
Los cannabis tienen un antiguo historial en rituales religiosos en todo el mundo.
Arqueólogos en Pazyryk descubrieron semillas de cáñamo que sugieren antiguas prácticas ceremoniales tales como la ingesta de estas por los pueblos escitas durante el siglo V y II a.C., lo que confirma anteriores informes históricos de Heródoto. Un escritor ha afirmado que los antiguos judíos y cristianos utilizaban el cannabis como sacramento religioso, debido a la similitud entre la palabra hebrea “qannabbos”.
(“cannabis“) y la frase en hebreo “Bosem qené” (“caña aromática”), que era utilizada por los musulmanes en varias órdenes sufíes desde el periodo mameluco, como por ejemplo, los qalandars.
Un estudio publicado en South African Journal of Science reveló que “pipas desenterradas de la casa de Shakespeare en Stratford upon Avon contenían restos de cannabis“.El análisis químico se llevó a cabo después de que investigadores plantearan la hipótesis de que la “conocida hierba” (noted weed) mencionada en su Soneto nº 76, y el “viaje en mi cabeza” (journey in my head) del Soneto nº 27 podrían hacer referencia
al cannabis y su uso.

Cannabis y el descubrimiento de América

Cristóbal Colón fue quien trajo la cannabis sativa a a los países del Continente Americano.
En 1612, la Marihuana se comienza a sembrar en Jamestown, Virginia, como cultivo ‘compulsivo’ ya que se expande su comercio entre EU y países de Asia. El propio George Washington cultivaba la cannabis sativa en su campo en Virginia.
Mientras, en Persia, el cannabis comenzó a ser fumado como recreación. Y también comenzó la producción de hashish, un derivado de la cannabis sativa, que llegó a Estados Unidos a comienzos del siglo pasado.
El uso de cannabis comenzó a ser penalizado en varios países al comenzar el siglo XX.

La primera ley prohibicionista aparece en USA en 1910. Por entonces el uso del cannabis fumado era habitual en locales de jazz en Nueva Orleáns y era habitual en México. Aquel año, mormones que habían visitado México regresaron a Salt Lake City, Utah, con la planta. La iglesia católica no tardó en encontrar al maligno en ella y presionar para que se promulgasen leyes prohibicionistas.

Por otro lado, aquel mismo año, el magnate Randolph Hearst perdió 800.000 acres de terreno en México, arrebatados por Pancho Villa. Hearst debía gran parte de su fortuna a la producción de papel a través de la industria maderera y le interesaba eliminar cualquier competencia con el papel de cáñamo mexicano, así que inició una cruzada mediática a través de sus periódicos en la que satanizaba el consumo del cannabis y lo
presentaba ante la opinión pública como una droga socialmente devastadora. Hearst en sus artículos desarrollaba teorías racistas en las que explicaba como “los negros y mexicanos” se convertían en bestias asesinas bajo los efectos de la cannabis sativa.

En 1906 se creó en Estados Unidos la Food and Drug Administration, la agencia que regula y controla los estupefacientes y las comidas.
El consumo de drogas comenzó a ser más vigilado en todos los países, especialmente en los del Occidente.
En 1911 fue prohibido en Sudáfrica, en 1913 en Jamaica (por aquel entonces aún colonia inglesa), y en la década de 1920 en el Reino Unido y Nueva Zelanda. Canadá hizo ilegal el uso de la cannabis sativa en su Ley del Opio y Drogas de 1923, antes de que se hubiese reportado consumo alguno de la planta en dicho país. En 1925 en una conferencia en la Haya sobre la Convención Internacional del Opio se llegó al compromiso de prohibir la exportación “cáñamo de la India” a países que tuvieran prohibido su uso, y a exigir a los países importadores que emitiesen certificados que aprobasen el ingreso de dichas hierbas, con indicación de que se requerían “exclusivamente para fines médicos o científicos”. También se exigió a los participantes que ejerciesen “un control efectivo de tal forma que impidan el tráfico internacional ilícito de cáñamo hindú, especialmente en resina”.

En 1913, se aprobó en California la primera ley que convirtió a la cannabis sativa en una droga ilegal. Los estados de Utah, Texas, Lousiana y New York le siguieron en los años siguientes.
En 1928, la cannabis sativa fue prohibida en el Reino Unido. Mientras, en Estados Unidos, en 1930, se declaró la ‘guerra’ contra las drogas tras la asunción del primer ‘zar’ antidrogas, Harry Anslinger.

A Hearst se le unió Harry J. Anslinger en 1930, al frente de la oficina federal de narcóticos, que exponía un compendio de teorías racistas sumadas a los artículos de Hearst. A ambos se les unió la industria petroquímica, que acababa de patentar el Nylon y quería cortar la competencia proveniente de los tejidos de cáñamo. Incluso veían con recelo las investigaciones de Henry Ford, que buscaba un combustible derivado del cáñamo. A la misma causa se sumó la industria farmacéutica que por entonces había identificado usos medicinales concretos del cannabis y quería evitar que el público pudiera cultivar su propia medicina.
Así, la cuestión del cannabis concluyó en USA en 1937 con el “Marijuana Tax Act” donde se promulgaba su prohibición total y con la opinión pública convencida de que se trataba de una peligrosa “droga dura” a pesar de no haber evidencia científica de que fuera más dura que el alcohol o el tabaco. Curiosamente, la declaración de independencia de este país fue redactada en 1776 sobre papel de cáñamo.

En los Estados Unidos las primeras restricciones a la venta de cannabis se realizaron en 1906, en el Distrito de Columbia. En 1937 fue aprobada la Ley de Acto Fiscal de la cannabis sativa, por la que se prohibía la producción de cáñamo además de la cannabis sativa.
Las razones por las que también se incluyó el cáñamo fueron cuestionadas; la oficina federal de Agentes de Narcóticos informó que los campos de cultivo de cáñamo también se utilizaban como fuente para los distribuidores de cannabis sativa. Sin embargo, otros autores han afirmado que fue incluido con el fin de destruir la incipiente industria del cáñamo, en gran medida con el esfuerzo de los empresarios Andrew Mellon, William
Randolph Hearst, y la familia Du Pont. Con la invención de la descortezadora, el cáñamo se había convirtido en un sustituto muy barato para la pasta de papel que se utiliza en la industria periodística. Hearst consideraba que el cáñamo era una amenaza para sus explotaciones de madera. Mellon, Secretario del Tesoro y el hombre más rico de América, había invertido grandes cantidades de dinero en la nueva fibra sintética y el nylon de la familia Du Pont, que también estaba siendo superado en competencia por el cáñamo.

El proceso de satanización del cannabis se extendió desde USA al resto de países occidentales. En 1923, la entonces racista Sudáfrica alegaba en la Liga de las Naciones que sus “mineros negros” eran menos productivos después de tomar el “dagga” y pedía que se impusiesen controles internacionales para evitar su uso. En 1928 el cannabis se ilegaliza en Inglaterra, país que encabezaba la Common Wealth y que englobaba UK, Sudáfrica, Canadá y Australia.

Cannabis en la actualidad

En 1961 se promulgó la primera normativa internacional, con USA al frente, la Convención sobre Drogas Narcóticas, que limitaba el uso del cannabis y sus derivados para empleo médico.

Siguiendo esta directriz, en España, la Ley General del Medicamento, publicada en el Boletín Oficial del Estado del 11 de abril de 1961, prohíbe la producción, fabricación, tráfico, posesión o uso de cannabis, con la excepción de las cantidades necesarias para la investigación médica y científica. Dicha ley se amplió el 4 de noviembre de 1981 y se remató con la ley Corcuera de 1992, en la que se prohíbe y castiga con sanción administrativa el consumo de sustancias ilegales en lugares públicos, incluyendo el cannabis, por ser “peligroso para la salud pública”.
«Marihuana» es un término genérico empleado para denominar a los cogollos de ésta planta, que son su órgano reproductivo femenino, y al hachís (su resina), glándulas de resina de la flor, que contiene las concentraciones más altas de tetrahidrocannabinol (THC). Debido a sus propiedades psicoactivas, es una de las pocas plantas cuyo cultivo se ha prohibido o restringido en muchos países.

Fuentes

http://cannabisyflorigen.files.wordpress.com/2012/09/cannabis-medicinal1.pdf

Leave a Reply

Search
Advertisement
El uso o fin de la información contenida en este sitio es unicamente responsabilidad del lector. Esta Información es proporcionada solamente con fines meramente informativos y educativos. Si desea investigar en mayor profundidad sobre información relativa a Plantas Medicinales, Fitoterapia, Medicinas Alternativas o terapias de salud natural consulte a su médico especialista, terapeuta, farmacéutico o profesional de la salud. En ningún caso La Planta medicinal pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional de la salud y mucho menos sustituir a una consulta médica o farmacéutica.