Hemorroides y Varices Antihemorroidales y Antivaricosos

Hemorroides y Varices Antihemorroidales y Antivaricosos

Antes de hablar sobre los beneficiosos antivaricosos naturales y las hemorroides, debemos conocer que son las varices y las hemorroides.

Que son las varices

Las varices son venas hinchadas o agrandadas que normalmente aparecen de color azul o morado oscuro. También pueden tener un aspecto abultado o serpenteante.

Las varices se forman cuando las pequeñas válvulas del interior de las venas dejan de funcionar debidamente. Por una vena sana, la sangre retorna al corazón fluyendo suavemente a través de una serie de válvulas pequeñas que impiden el contraflujo al abrirse para dejar pasar la sangre y luego cerrarse. Si estas válvulas se debilitan o dañan, puede producirse un contraflujo de la sangre y que ésta se acumule en la vena hasta acabar formando una variz.

Las varices son un trastorno muy común, que tiende a afectar más a las mujeres que los hombres. Cualquier vena del organismo puede ser varicosa, pero es más común que se formen varices en las piernas y los pies.

Para la mayoría de las personas, tener varices no es un trastorno grave. Pueden resultar feas, pero no deberían causar problemas de salud prolongados.

que son las hemorroidesQue son las hemorroides

Las hemorroides son venas en el canal anal que pueden inflamarse o extenderse. Como las venas varicosas en la parte inferior de las piernas, las hemorroides por lo general, no causan problemas

Existen dos tipos de hemorroides: externas e internas.

Hemorroides externas: son venas inflamadas que se pueden ver y sentir a menudo bajo la piel fuera del canal anal. Normalmente tienen el aspecto de un pequeño bulto y son del mismo color que la piel.

Hemorroides internas: son venas inflamadas que salen fuera del recto. Cuando las  hemorroides internas se tornan grandes, pueden prolapsar (protusión externa) a través del canal anal. La señal más común de las hemorroides es la sangre brillante y roja en el papel sanitario o gotas de sangre en el inodoro. Una hemorroide con trombo contiene un coágulo de sangre y puede causar una sensación de quemazón dolorosa, presión o hasta un intenso deseo de rascarse el área.

A continuación os presentamos las tres plantas medicinales de referencia en el tratamiento de las hemorroides y las varices:

 Hamamelis

El Hamamelis o Castaño de brujas es sin lugar a dudas, la primera planta que se debe utilizar en caso de hemorroides. Los indios americanos la utilizaban ya antes de la llegada de Cristóbal Colón. La denominación popular “castaño de brujas” es debido a que el fruto, cuando madura, sale disparado del árbol de forma violenta.

La Comisión E de Alemania (sobre plantas medicinales), la Cooperativa Científica Europea sobre Fitoterapia (ESCOP) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocen el uso de la hamamelis para curar las varices y las hemorroides. Sus hojas y corteza contienen entre el 8 y el 12% de los taninos con efectos astringentes (es decir, que cierra los poros y contrae la piel), antiinflamatorios y hemostáticos de toda la planta.

El hamamelis es valioso  para las venas faciales dañadas, venas varicosas y hemorroides, y es un remedio efectivo para moretones.

Por sus propiedades astringentes, contrae las venas distendidas y restablece su estructura norma

ruscoRusco

Para fortalecer las venas, el rusco (Ruscus aculeatus), también conocido como acebo menor o arrayán salvaje, es la planta de elección como tratamiento antivaricoso. También se le conoce como “la planta de las piernas ligeras” porque constituye un excelente alivio para la pesadez de piernas. Contiene un glucósido esteroide, la ruscogenina, utilizada en las pomadas para las hemorroides o las bolsas de los ojos. En efecto, su raíz, o más exactamente su rizoma, tiene virtudes diuréticas y vasoconstrictoras, lo que significa que contrae las venas, de ahí su efecto antivaricoso.

El rusco ejerce una acción intensa sobre el sistema vascular como venotónico, antiinflamatorio, y antivaricoso. Es útil en varices, hemorroides y todo tipo de insuficiencia venosa como pesadez de piernas, hinchazón de tobillos… Se puede emplear por vía oral o en preparaciones de aplicación tópica, pomada o supositorio antivaricoso y frecuentemente se asocia a otras plantas venotónicas

Castaño de Indias

El castaño de indias (Aesculus hippocastanum) contiene también taninos catéquicos, flavonoides, derivados purínicos y saponósidos triterpénicos. Éstos últimos constituyen la aescina, conocida por sus propiedades antihemorroidales. La eficacia del castaño de indias en los trastornos venosos ha sido comprobada clínicamente. Los efectos se observan rápidamente, tras 15-30 minutos después de la ingestión, siendo intensos y duraderos.

El castaño de indias es utilizado en el tratamiento de flebitis, varices, hemorroides, úlceras varicosas, así como en procesos hemorrágicos. Puede emplearse oralmente o por vía tópica, en crema, crema-gel o pomadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *